Bienvenida

Este es un blog compartido por tres chicas; Camila, Mariana y yo, Ana.

Se trata de tres chicas, que conocerán a cuatro hombres, que les cambiarán la vida. Espero les guste!

martes, 20 de diciembre de 2011

Capítulo 20



-¡Anda, Cami, salgamos hoy! No creo que tengas nada mejor qué hacer - me animó Mar por teléfono.
-No es que no quiera, pero estoy tan cansada.
-Di que sí- y supe que del otro lado de la línea ella sonreía exageradamente.
-Ok, salgamos un rato- acepté de una vez.
-¡Sí, genial! Te pasamos a buscar en un rato. Prepárate.

Y cortó.

La noche anterior había asistido una fiesta organizada por compañeros de la universidad, por lo que me había ido a dormir muy tarde. Creo que apenas había dormido cuatro horas, en realidad.
Todavía estaba en pijamas, toda desarreglada, y las chicas llegaban en cualquier momento.
Y en eso suena nuevamente el teléfono.
No iba a atender, estaba demasiado apurada cambiándome.
Siguió sonando.

-Hola -dije con voz tranquila.
-Hola -contestó una chica.
-¿Quién habla? -pregunté dudosa.
-¿Acaso ya te olvidaste de mí?

Me quedé sin pensar; y al cabo de unos segundos...

-¡Ximena, sos vos! -exclamé más que feliz.- No sabés lo que me alegra escucharte.
-¡Ay, a mí igual! Hacía un tiempo que no escuchaba tu voz, hermana.

Y menos mal que atendí.
Me dijo que dentro de unas semanas volaría a Londres. Parecía que los problemas en Argentina habían cesado, y ya que tenía algo de dinero ahorrado, vendría a visitarme.

-No puede ser, tenés que estar mintiéndome...
-¡Es cierto, creéme!- insistió.
-Bueno, me dejás sin palabras.

No sabía qué decirle, estaba muy sorprendida por la noticia.
Terminé de hablar con Xime, después de quince minutos, y golpearon a la puerta. ¡Eran mis amigas! Yo no me había ni cambiado.
Abrí la puerta y salí corriendo a mi habitación.

-¡Hey! ¿Por qué te vas así, Cami?- gritó Mariana, entrando al living.
-Lo siento -repliqué-, es que aún no me preparé.
-¡Tenías que estar lista!-dijo Ana- Te odio.

Y empezaron a reír.
A los dos minutos aparecí, con un peine en la mano y un broche en la otra. Le di un abrazó a Ana y salimos a la calle.

-Te presento -empezó Ana-. Él es Eliot, mi primo. Vino de visita y para en mi casa.

Mariana abrió los ojos y sonrió moviendo la cabeza. Traté de ignorarla.

-Ella -siguió- es Camila. Vive aquí hace unos meses apenas, es de Argentina.
-Mucho gusto en conocerte -agregó él.
-El gusto es mío -estrechándole la mano.
-Ok, listo. ¿A dónde vamos?- preguntó Ana.

Nos miramos entre todos. Ninguno de los cuatro tenía idea de qué hacer.

-Bueno -propuso Mariana-, podemos ir a las afueras de la ciudad; como un día de campo.
-No es una mala idea -animó Eliot.
-Si ustedes quieren, pues vamos - concluyó Ana.

Yo sonreí.
Subimos al auto y nos pusimos en camino. Eliot iba en la parte de adelante, junto con su prima.
Mariana me susurró al oído:

-Oye, ¿No es super apuesto?
-¿Él?
-Sí, Eliot.
-Emm...- dudé- Un poco, qué sé yo.
-¡Pero si es muy sexy!

Ana y Eliot se dieron vuelta. Mariana estaba colorada.

-NO, ¡Paul es más sexy que Ringo!- intervine guiñándole el ojo a mi amiga.
-Como digas -dijo ella después de unos segundos, mirando el techo.

Ana se había dado cuenta de lo que pasaba y empezó a hablarle de cualquier cosa a su primo.
Seguimos el viaje; hasta que, en un determinado lugar de la carretera, la gente parecía amontonarse desesperadamente. Eliot estaba concentrado mirando a la multitud.

-¡Oigan, tenemos que ir a ver! -exclamó Mar.
-Yo creo que mejor sería seguir -opiné-, basta de líos...
El chico me miró extrañado.

-Anda, ¿qué podemos perder? -siguió.
-No tiene nada de malo -dijo Ana.

¡¿Cómo?! Ella siempre se oponía a este tipo de cosas. Era raro.

-¡Porfaaas! -gritó Mariana en mi oído.

La miré a Ana como pidiendo ayuda.
"¡Oh, ahora entiendo!" pensé. Mi amiga quería quedarse a solas con su primo. ¿Cómo no me había dado cuenta?. Mi mirada apuntó cómplice hacia los ojos de Ana. Ella, al contrario, me miró como un tanto molesta.

-¡Camila, andando! - me ordenó Mar.

Bajamos rápidamente del carro y nos acercamos al conglomerado. Había tanta gente allí que se hacía casi imposible saber qué era lo que estaba llamando tanto la atención. Justo en ese momento un chica toda despeinada y alborotada empiezó a correr desde donde nosotras dos estábamos hacia la cantidad de gente concentrada.

-¡¡JOOOHN, TE AMOOOO!!- gritó descontroladamente aquella muchacha.

Mari me miró desconcertada. Hice lo mismo.

-Hablando de problemas... - dije con vos casi imperceptible.
-¿Qué deberíamos hacer, Cami?
-No tengo ni la más mínima idea- le respondí-. Ana no debe saber esto, se alteraría.
-Tienes razón, pero ¿cómo?- preguntó.
-Volvamos ya. Inventemos cualquier mentira y listo

Nos encaminábamos de regreso al auto con los otros chicos cuando una camioneta frenó enfrente de nosotras. Nos asustamos en verdad. La puerta se abrió. Cuatro brazos salieron de esa oscuridad y nos agarraron con fuerza. No pudimos ni pedir ayuda que ya estamos adentro de la misma.

-Camila, Mariana... Hola.

Hubo un silencio.

-¿Por qué siempre hacen estas apariciones que nos asustan?- le pregunté.
-Yo sé que te agradan.

Sí, eran ellos. Mariana no tardó ni un segundo más en acercarse a Ringo.
Por dentro, esta camioneta era como una limusina, muy cómoda y espaciosa. John estaba en el fondo, recostado en una especie de sillón bordó. George se encontraba muy próximo a aquel; no despegaba su mirada seria de mí. Ringo permanecía a mi izquierda, junto con Mariana (no le prestaron más atención a nadie, en realidad). y Paul se sentaba justo enfrente mío, muy cerca.

-¿Ustedes no tendrían que estar allí -señalé-, donde todas esas chicas?
-Emm, no -dudó el bajista.
-Entonces ¿por qué esas chicas siguen ahí?
-¡Tenemos dobles!- gritó John desde aquel lejano rincón.

Me reí. Automáticamente hice un seña a Mar para irnos.

-Continúa riéndo, por favor-suplicó Paul.
-¿Qué decís?

Ahora el reía.

-Sos tan hermosa... Pero entiendo que no te agrada que te lo diga, no estoy seguro de por qué.
-Dale, dejá de delirar- empecé a sonrojarme.
-¡Adoro esa forma en que hablas!- dijo mientras me abrazaba.

George seguía mirándome fijamente. Dejé estrechar a Paul para verlo.

-¿Dónde está Ana?- se dirigió a mí el músico, sin dudar.

Tragué saliva.


miércoles, 7 de diciembre de 2011

Capítulo 19.


NARRA ANA.
El tiempo que las chicas habían durado con los Beatles adentro, yo lo había aprovechado tomándome un café frente al lugar donde había sido el concierto.
George me había tomado por sorpresa, y justo Mariana había chocado con nosotros. No hubo tiempo de explicarle el por qué de que no quería mencionar de que ya le conocía. Cuando ella se había marchado con Ringo, yo me había vuelto hacia George, que me miraba serio, sin ninguna expresión en el rostro. Suspiré, y me hice a un lado, para después salir del lugar. Él no dijo nada, se quedó ahí parado. Y yo ya no supe qué fue de él después.
Había pasado como una hora, después de que las chicas salieran, y yo las esperara, ya que yo traía el carro. Cuando Mariana me vio, se hizo a un lado.
- No eh, no hay necesidad de que nos lleves, nos podemos tomar un taxi.-Dijo Mariana molesta, tomando del brazo a Camila.
- Mariana... déjame explicarte.
- Además vamos a una conferencia de ellos, quieres ver a George?
- Bueno Mariana, calma.-interfirió Camila.- Deja que nos lleve, además ya oscureció.
Mariana me volteó a ver con recelo, pero después de unos pocos segundos, aceptó. Ambas subimos al carro, y las llevé al lugar. En el camino les expliqué todo. El por qué de que no les había mencionado nada, que George se había vuelto detestable, y las veces que había ido a la tienda. Camila comprendió, pero Mariana se mostraba aún recelosa, aunque yo sabía, que una parte de ella comprendía lo que le acababa de contar. Llegamos al lugar donde se iba a dar la conferencia. Yo me quedé afuera, no quería verle a George. Pero antes de bajar del carro, Mariana se acercó a mí, y sin decir nada, me abrazó.
- Te creo.
Entonces se alejó de mí, me sonrió, y entró al lugar.
Afuera del lugar habían unas pantallas, en donde se podía ver la conferencia. Cada vez que los chicos soltaban una broma, yo reía. Hasta las de George.
Hubo un momento, en donde la cámara enfocó a George. Yo me le quedé viendo a sus ojos, los cuales me hipnotizaban. Fue hasta que volteó a aquella cámara que le apuntaba, que sentí un escalofrío, y entonces mi celular sonó.
- Bueno?
- Hija! No vas a creer quién vino. Tienes que venir!
-Ahm... sí, ya voy mamá.
- Apúrate!
Colgué el teléfono, coloqué los ojos en blanco, y volteé de nuevo hacia la pantalla, pero ya no estaba George, la conferencia había terminado. Las chicas salieron, y me contaron cómo había estado todo allá adentro. A ambas las llevé a su casa. Cami y Mariana quedarían el día siguiente de verse con los Beatles, ya que el premio del concurso era una cena, y el backstage con los chicos. Me despedí de ambas, y entonces me marché a mi casa.
Antes de colocar la llave en la cerradura, escuché risas dentro de la casa. Pero sobre todo, una risa muy peculiar, creo que ya sabía de quién se trataba. Abrí la puerta, y apareció alguien, alguien quien no me daba mucho gusto ver; mi tía Prudence. Se lanzó sobre mí la masa gorda y escandalosa que había oído minutos antes de entrar a mi casa. Entonces oí ese sonido, ese horrible sonido de un beso exagerado. Arrugué la cara, y me alejé de ella, fingiendo una sonrisa.
- Hola tía.
- Hola amor! Pero cómo has crecido!! Mírate! Cada vez te pareces más a tu tía, ooh sí!-reía falsamente.
La tía Prudence tenía cuatro hijos. Tres adolescentes, y un infante. El mayor, era Eliot con 20 años, con el cual me llevaba muuy bien. Era igual a mí en cuestión de gustos e intereses. Estatura como de 1.87, cabello lacio y negro, un poco abajo de los hombros. Delgado, pero con buena complexión. Tes blanca y ojos grises. Juraba que si no hubiéramos sido primos, me habría casado con él.
El segundo, era Joseph de 17 años. Era un chico odioso, que se la pasaba jodiendo a quien se le cruzara en el camino. Completamente diferente de su hermano mayor. Tenía los ojos marrones, cabello corto color castaño, y peinado con una cresta. Se vestía siempre con camisetas 'Hollister' o 'Aéropostale' las de moda.
La tercera, era Tifanny. Tenía 16 años, y era verdaderamente insoportable. Presumida, hipócrita, mandona, arrogante, envidiosa y muy vanidosa. Tenía el cabello castaño y lacio por debajo de los hombros. Delgada, y siempre andaba con minifaldas y playeras pegadas. Ella y Joseph, odiaban a su hermano mayor, y escuchaban la misma música los dos; la de moda.
Y el cuarto, era Sammy, un infante que apenas acababa de cumplir 3 años, y el cual apenas podía caminar. Había sacado los rulos de su madre, e igualmente, color castaño, sólo que la tía había estado poniéndose tinte de rubia desde hacía 10 años.

Eliot inmediatamente me vio, se paró para saludarme. Era un chico verdaderamente tierno, sabía lo que quería, y tenía los pies siempre puestos sobre la tierra.
- Cómo estás, primita? -saludaba tiernamente.
- Hola lindo.
Tifanny colocó los ojos en blanco, y preguntó que si dónde iba a dormir ella.
- En la recamara de Anna.-contestó mi madre.
QUÉ!?!?!? NONONONONO. Podía permitir que viniera a mi casa, comiera de mis pretzels, entrara a mi baño, pero... MI HABITACIÓN?? POR QUÉ?
Volteé a ver a mi madre con cara de asesina. Ella sólo me sonrió, y se encogió de brazos.
- Seguro! La vamos a pasar muy bien, primita.-Sacó esa sonrisa falta que le ponía a todos.
- Eliot y Joseph dormirán con Erick, él tiene una cama que se convierte en literas, y aparte tiene una cama extra.-indicó mi madre, sonriéndole a ambos.
Se paró, y fue a la cocina por el té. Yo la seguí.
- Por cuánto tiempo se van a quedar?-le pregunté desesperada.
- Dos meses.
- Quééééé????
- Cálmate Anna. Hacía mucho que no veía a mi hermana, así que dame esta oportunidad. Sé que no te llevas bien con tu prima, pero todo se puede resolver. Incluso puede que en este tiempo se lleven bien!
- Con ella? Pff, nunca!
- Sólo trata.
Salí molesta de la cocina, y me fui a la sala.
Un rato después, todos nos marchamos a nuestras respectivas camas. Mi madre le había puesto una cama extra en mi habitación a Tifanny. Por lo menos podía agradecer que no íbamos a dormir en la misma cama.
- Wow, tú sí que eres fan de estos peludos eh.-decía mirando todo mi cuarto.- Por Dios, no creo que pueda dormir con todos estos tipos observándome!
- Pues entonces no duermas en mi cuarto, hay muchas más habitaciones.
- Sabes? No. Quiero pasar tiempo con mi primita. Cuéntame, cómo te va en el amor?
- Qué te importa. Ahora, con permiso, me voy a dormir.
Me aventé en mi cama, y me tapé con las sábanas. No quería oír ni una palabra más de aquella niña.

A la mañana siguiente, mi madre y mi tía habían preparado el desayuno, ya que mi madre le había dado el día libre a la encargada. Se suponía que en todo ese día, yo me la pasaría en casa, pero con esto de mi prima, no quería pasar un segundo más en esa casa. Terminé el desayuno, y le llamé a Mariana.
- Mariana, llévame a donde tú quieras, sólo sácame de mi casa!
- Pues qué pasa?
- Mi prima, mi prima está en casa!
- No puedes! A dónde quieres ir? Espera! Está tu primo? Tu primo lindo?
- Sí, sí está.
- Ah! Traetelo! Lo quiero ver ya!
- Hey, caliente! Es mi primo! Además qué pasó con Ringo, eh? Pobre Richard. Llámale a Camila, paso por ustedes en una hora.
- Ok! Oh, no puedo creer que voy a verle!!!! Le avisaré a Camila!
Colgué, y me metí a bañar, pero antes, le avisé a Eliot de a dónde iríamos. Él con gusto aceptó, y entonces ambos nos fuimos por las chicas.
Continuará con Cami...

lunes, 28 de noviembre de 2011

Capitulo 18

Narra: Mariana

en efecto ana ya conocia a George y jamas nos habia mencionado nada, era por eso que huyo hacia el baño y por la misma razon george esperaba algo ahora lo comprendiamos.. de los nervios ni me di cuenta que estava de la mano de Ringo volte rapidamente y lo solte

-Perdon, de los nervios ni me habia dado cuenta
- No hay problema, ojala no te hubieras dado cuenta y siguieras agarrando mi mano

Me sonroje demasiado y cambie de tema en eso llego george y john parecia que george estava enojado y john como siempre feliz al otro lado del camerino estaba camy charlando con paul el cual le habia robado un beso cuando ringo y yo entramos... era genial tenerlos enfrente a los cuatro era como un sueño pero ahi estaban.. eran tan perfectos en eso paul volteo a ver a ringo y le guiño un ojo ...ringo me tomo de la mano y me llevo a la terraza estabamos tan cerca el uno del otro..podia sentir su calidez en sus manos, su respirar , era tan perfecto, de repente me beso fue un beso muy dulce, emocionante, romantico y a la vez apasionado ringo si que besaba muy bien cuando dejo de besarme me quede impactada

- y eso por que fue?
- por que me encantas!
-enserio?
-sii paul me habia hablado de ti. te vio la primera vez que encontro a camila dijo que eras muy linda y que talves me interesarias y bueno , si me interesas!
-wow esto es increible siempre habia soñado con algo asi!
- enserio? pues que bien !
- si pero , lastima que no nos veremos nuca mas talves!
-quien dijo eso? cuando ami me interesa algo, no lo dejo asi , claro que te volvere a ver preciosa me das tu numero de cel?
-claro

Le di mi numero y el me dio el suyo , prometio llamarme y mensajearme  diario , me tomo de la mano y fuimos hacia donde estaban los chicos se nos quedaron viendo con cara de sorpresa y paul volvio a guiñarle el ojo a ringo, creo que yo ya habia comprendido su mensaje . en eso entro john con su sarcasmo y frescura de siempre

- uy ringo.. appoco ya?
-ya que john? -dijo ringo con tono violento
-pues que si tu y mari ya andan?
-emm... no ..todavia no :S
-bueno y luego? que esperas??
-pues conocerla mejor..no soy como tu john
- ok ok!

las horas parecian minutos estando con ellos y mas con ringo era tan tierno, lindo , romantico era como un sueño no queria separarme de el pero la visita de las fans habia terminado brian entro y dijo que ya era hora de marcharnos, los chicos tenian una entrevista en 30 minutos y tenian que llegar al lugar de la entrevista, nosotras nos despedimos de nuesstro beatle, yo de ringo y camy de paul ana jamas aparecio asi que nos fuimos y en la salida la vimos, nos dijo que en ese tiempo habia discutido con george y queira irse asi que nos fuimos , no nos perderiamos la entrevista de los beatles..


continuara....



Capítulo 17





¡El show había sido tan genial! Mucho más de lo que yo hubiese podido imaginar. El griterio llegaba casi al punto de insoportable.
Los Beatles son realmente maravillosos, de eso no quedó duda.
Ni bien aquellos hombres son llevaron al pasillo, busque en un bolsillo mi celular. No era de esas personas que revisan sus teléfono a cada rato, pero no tenía nada qué hacer -debiamos esperar 15 minutos hasta ver a los chicos- asique me puse a mirar alguna que otra foto que había sacado durante el recital.
En ese momento me entró un llamada. Era Nicolas. No quize atender; yo estaba tan feliz que no lo estropearía por nada. Insistió. Yo corté.
A los dos segundos recibí un mensaje que decía:

"Está bien si no quieres atenderme, lo entiendo. Sólo quería decirte que espero que todo termine bien entre nosotros, realmente te quiero mucho como para no hablarte nunca más."


Sentí una especie de alivio. No me gustó la idea de enredar mi mente con ese problemita. "Justo ahora no" pensé.
Guardé mi móvil con una especie de sonrisa en el rostro.

-Cami, ¿qué sucede?- se sorprendió Ana.
-Nada, nada... - dije, aún divertida.
-Para mí que se trata de Paul...- intervino Mariana riéndose.
-Sí, es eso- mentí.

Cuando por fin pasamos a la habitación, despúes de que Ana "huyera", literalmente, al baño, nos encontramos con ELLOS.
Aquel instante fue absolutamente mágico. Gran parte de mi vida había soñado con vivir algo así, y ahora se concretaba.
Estaba tan emocionaba que no podía pensar.
Mar casi se muere en ese momento; y debo admitir que me causó mucha gracia.
Ringo quedó totalmente embobado. No le sacaba los ojos a mi amiga de encima. Ella se acercó hasta el baterista y empezaron a charlar.
George parecía molesto, como si esperara algo y supiera que no vendría.

-Hola linda, ¿cómo te llamas?- escuche a John, mientras me levantaba su mano.
-Hola, John. Me llamo Camila. Primero que nada quiero felicitarlos, el show fue increible- agregué tímidamente.
- Bueno, muchas gracias. es bueno tener fans como tú. - me dijo el músico mientras apoyaba su mano en mi hombro.
- ¡Hey!- exclamó George desde un sillón-, hasta ahí- y le guiñó el ojo.

George salió del lugar inmediatamente.
Mientras esperaba a que John dijiera algo, apareció Paul.
Sí que estaba muy lindo, con ropa más informal.

-Ahora entiendo..- Susurró John comenzando a reír.

Vi cómo Mariana y Richard salían por la puerta. John se retiró a otro cuarto.

-¿Camila?
-Paul.. Hola.

Realmente no encontraba las palabras, él siempre lograba aletargarme.
Me dió un gran abrazo. Le correspondí.

-Emm - dudó- Espero que te haya gustado I saw her standing there, ¿recuerdas que era para vos?
-¡Oh! Es cierto. Perdón, lo había olvidado por completo. Gracias.

Ahí intentó darme un beso. Yo me resistí. No es que no quisiera, sinceramente, pero no me parecía lo correcto.

-Lo siento- intenté explicar- pero...
-No digas nada- me interrumpió-, comprendo.
-Estás muy lindo, tengo que decírtelo.
Se sonrojó apenas.
-Bueno, yo tengo que decir lo mismo. Te encuentras más que hermosa. Estuve pensando en vos y...
-Basta. No hablemos de eso, por favor.
-Ok- me miró muy alegre-. Pensé que no vendrías. ¡Estoy muy feliz de verte!

En eso entró Mariana, un poco sería, de la mano de Ringo.

-¿Que sucedió?- preguntó Paul.
-Problemas de amigas.. - dijo el baterista, con su voz gruesa, y reboleando los ojos.
-Ana ya conocía a George, y no nos había dicho nada - agregó Mar.
-Eso sí es una sorpresa.. - respondí.

Entonces Paul me arrebató un beso.

Ok, sí; me morí de amor...

sábado, 1 de octubre de 2011

Capítulo 16.


Llegó el concierto de Bob Dylan. Él había pasado días antes a la casa a dejarme los boletos, y a platicar un rato. Ese día, yo tenía que ir a la tienda de discos, pero como no podía por el concierto, le llamé a mi amiga Victoria si podía ir en mi ausencia. Me dijo que sí, y eso me tranquilizó. Después de cambiarme para ir al concierto, pasé por Mariana a su casa, comimos en un restaurante y fuimos. Bob nos había dado un pase para el backstage, así que lo utilizamos para entrar con él y hablar un rato, antes de comenzar todo. Cuando estaba a unos minutos de empezar, su mánager le habló para salir, y nosotros nos retiramos para ocupar nuestro lugares en el público. A lado de nosotras estaba Jim Morrison, le saludamos y mientras se preparaba Bob para salir, hablamos un poco. Entonces cinco minutos después, el concierto comenzó. De ves en cuando Bob nos volteaba a ver y sonreía. Todo pasó muy bien, el concierto duró un buen rato y entonces volvimos a los camerinos. Hablamos un rato más y nos despedimos de Bob.

Cuando al día siguiente llegué a la tienda para trabajar, Victoria llegó corriendo detrás de mi.
- Ana!-gritaba histérica entrando a la tienda- te envié mil mensajes! Te hablé! Todo!
- No me llegaron...-empecé a revolver mi bolso y no encontraba mi celular- no encuentro mi celular... Victoria! Capaz lo perdí!
- Bueno, eso no importa ahora. AYER VINO GEORGE HARRISON!
- QUÉ!?
Dejé de hacer lo que estaba haciendo, y la volteé a ver.
-Vino George? Le dejé claro que no volviera!
-Sísí! Preguntó por ti
- Yo pensé que no te impresionaba eso, Vick.
- No, lo que me impresiona es que haya tomado parte de su gran tiempo en venir a buscarte, zorra.-colocó una cara de ternura total.
- Cállate. No lo quiero ver, me cae mal, me disgusta.
- No que lo amabas?-ahora tenía una cara de estar confundida- Estás bien?
- Totalmente.

Pasaron las semanas, todo iba igual, y George por suerte no se volvió a pasar más por la tienda. Entonces llegó el tan esperado concierto de los Beatles. Camy y Mariana llegaron a mi casa muy temprano. Mariana venía con una blusa de los Beatles y Camy con una que decía '' I love Paul McCartney''.
- Tú sí que quieres llamar la atención del señor McCartney.-le dije a Camy en broma.
- En realidad ya lo hizo.-comentó Mariana.
- En serio?
- Sí!-Camy la veía apenada.- Ven, vamos a tu habitación.
Me agarró de la mano y me jaló hasta mi cuarto. Una vez ahí, todas cogimos un cojín y nos tiramos en el suelo a platicar. Camy me platicó de su encuentro con McCartney, y algunos detalles dio. Mariana parecía más entusiasmada que la misma Camila al relatarnos todo.
- Y hoy conocerás a Harrison, Ana.-alzaba las cejas Mariana.
- Es cierto! No lo puedo creer.-se adelantó Camy.
- No lo puede creer la que ya conoció a un Beatle?
- Calla Mariana.
Y le lanzó un cojín Camy.
Es cierto, iba a ver a George. No, no lo quería ver. Ya no.

Dio la hora de irnos al concierto. Por suerte no tuvimos que hacer la fila general, ya que teníamos boletos VIP. Pasamos directo, tomamos nuestros asientos de hasta enfrente, y nos colocamos nuestros gafetes de Backstage por si nos decían algo. Me había llevado unas gafas de sol junto con una boina para que George no me viera. Estábamos justo enfrente del escenario. Mariana gritaba como loca cuando nos acercábamos a nuestros lugares. ''Oh chicas! No lo puedo creer! Conoceré a Ringo! Dios! Por aquí pasaron... estuvieron aquí, y van a estar allá! Ay Dios!''.

El lugar comenzó a llenarse veinte minutos después que dejaron pasar a las personas. Las chicas corrían por todo el pasillo, y pasaban a tomar sus lugares. Los gritos retumbaban por todo el lugar, y aún sin salir los Beatles a escena, las chicas ya gritaban sus nombres. ''Te amo Paul!'' ''Ringo, eres el mejor!'' ''John, dame un hijo!'' A ese ritmo, iban a quedar afónicas antes de que comenzara el concierto.

Pasaron veinte minutos, y la gente comenzaba a cantar sus temas, y a hacer las típicas olas. Faltaban cinco minutos para que salieran, y yo realmente estaba nerviosa. Cuando por fin, vi salir a cuatro cabezitas al escenario. Una atrás de otra. Todo mundo gritaba, incluso las chicas, pero sobre todo Mariana, casi me dejaba sorda. Se colocaron enfrente del público, se inclinaron saludando y sonrieron, y cada quién tomó su instrumento. El concierto comenzó con 'She loves you'. Todos comenzaron a saltar, incluso yo. A mitad del concierto, ya empezaba a oscurecer, y Mariana me miraba algo extrañada.

-Hey, Ana, por qué no te quitas ese sombrero? Ya está oscureciendo. Quítatelo!
Entonces dio un manotazo a mi sombrero, llevándose con él mis gafas. Por suerte Camila logró agarrar los dos antes de que cayeran al suelo. Cuando por fin reaccioné, volteé hacia Mariana, furiosa por lo que había hecho. Comencé a gritarle y sermoneárle. Cosa que llamó la atención del guitarrista, George Harrison. Cuando me di vuelta, le vi. Tenía una sonrisa en el rostro y no dejaba de mirarme. Juré en ese momento que me habría lanzado sobre Mariana para aniquilárle. Cuando terminó la canción, George tomó el micrófono y habló. ''Esta canción... esta canción es para alguien especial, que en estos momentos, nos está viendo.'' Decía sin apartar la vista de mí. Yo volteaba a todas partes. La canción fue If I Needed Someone, y la vergüenza me estaba matando.
-Uh, alguien ya te quitó a George, amiga.
-Cállate, Mariana
Camila comenzó a reírse.
Terminó la canción, y después siguieron otras como Rock & Roll Music, I Want to Hold you Hand, I feel fine, y un montón.

Terminó el concierto y unos hombres fueron por nosotros, mientras la gente salía del lugar. Nos llevaron a la entrada de los camerinos, y nos dijeron que los chicos se prepararían un poco, ya que estaban algo cansados. No tardarían más de 15 minutos.
Nos metieron al pasillo. La gente corría de un lado a otro, buscando bebidas para los chicos, toallas, de todo. Mariana estaba que se moría.
- Seguro se están poniendo guapos para nosotras.-gritaba.
- Sí Mariana, sí.
Cuando por fin, alguien salió del camerino de los chicos y nos avisó que ya podíamos pasar.
-Eh, adelántense chicas, yo las alcanzo.-me apresuré-. No se preocupen por mí, enseguida voy.
-Espera, a dónde vas, Ana?
-Voy al baño.
Salí corriendo de ahí. Ahora sólo quería salir de ahí. Sin ver a George.

Cuando las chicas entraron a la habitación, George quedó boca abierta. Sabía que venían conmigo, porque las había visto desde el escenario. Me buscó detrás de ellas, pensando que estaría escondida, pero no me vio. Fue el primero en hablar.
-Eh... no venía otra chica?
Ninguna de las chicas les contestó, ya que cada una se acercó a su Beatle.
Paul, que estaba arreglándose en el baño, quedó sorprendido cuando salió y vio a Camila.
-Camila?
-Paul! Ehm... hola.
Los dos corrieron uno al otro. Paul sin nada más, la abrazó. Ella se sorprendió, pero correspondió.
Nadie le respondió a George, así que por su cuenta, trató de averiguar. Salió de los camerinos, y fue a buscarme por todo el lugar. Mientras yo me escondía entre todas las cosas que había por ahí. Pasaron como 5 minutos y no vi rastro de él, así que me levanté de mi escondite en unas cajas, y al dar la vuelta, choqué con él.
- Ana!
- Qué quieres?-pregunté molesta y tratando de evitar su mirada.
Antes de responder, Mariana llegó con los demás chicos, y escuchó todo.
- Ana, lo conocías ya?

Continúa Camila...

sábado, 24 de septiembre de 2011

Capitulo 15


yo estaba ahi parada con mi primo saul. de repente vi que alguien se acercaba. se parecia mucho a cami.no le Di muchaimportancia crei que pronto se acercaria a saludarnos como era su costumbre asi que me voltie a seguir charlando con mi primo saul, el cual acababa de llegar de España a visitarme. cuando volvi a voltear, ya no habia nadie al parecer solo habia sido producto de mi imaginacion o talves como en varios dias no habia dormido muy bien me imagine a cami .. en fin segui platicando con saul..era un tipo con el cabello casi hasta el hombro medio castaño y con unos ojos muy hermosos azules se parecia mucho a ringo starr..por eso desde pequeña yo habia estado un poco enamorada de el en secreto...en fin el habia llegado para conocer inglaterra..y acababa de ir por el al aeropuerto no ssubimos al carro para ir a mi casa ahi tambien estaba nico saul y nico se llevavan muy bien desde pequeños asi que seria muy agradable para nico verlo de nuevo ..yo seguia un poco desconcertada por aluna extraña razon vi o crei ver a cami hacian ya algunos dias que no sabia nada de ella y nico no la habia vuelto a buscar..entonces llegamos a la casa ayude a saul con sus maletas y nico lo recibio con un gran abrazo..al entrar sono el telefono era ana

yo: hola??
A: mariana..buenas noticias!
YO: si que pasa??
A: ganamos el oncurso..conoceremos a los beatles en backstage..
Yo: esperame tantito..(me despegue de la bocina del telefono y comenzea gritar como toda un aloca no lo podia creer)..listoo bueno y cuando tenemos que ir por ellos?
A: ya fui hace rato....
Yo:increible anna muchas gracias..oye estas en la tienda verdad?
A: sii
Yo: buenooo ire para alla..pero puedo llevar a mi primo saul?
A: si claroo
Yo: talvez le interese comprar algun disco....es igual de fanatico de led zeppelin que tu jajaja
A: muy bien pues los espero y nico no viene?
Yo: le preguntare...llegamos ahi ok?
A: ok

colgue el telefono..estaba muy feliz esa noticia me habia alegrado el diaa..le dije a saul y anico que si quereian acompañarme a la tienda de anna los dos aceptaron..cuando ivamos saliendo para subir a mi carro vimos a camila nico no queria hablar con ella pero no se como lo convenci en el fondo yo adoraba a camila y no queria que sufriera y como nico tambien estaba muy mal por ella los convenci de que ablaran por si no era ovio nico no nos acompaño a la tienda pero creo que estuvo hablando con camila por horas llegamos saul y yo a la tienda saul quedo impactado por que el amab la musica y l aindustria disquera de echo estaba en proceso de convertirse en productor de parlophone. la empresa donde grababan los beatles..se quedo ene l pasillo donde estaban los discos de led Zeppelin...era un gran fan de ellos..tambien de los yardbirds asi que su favorito de las dos bandas era jimmy page...me acerque a donde estaba anna y como tenia dias sin verla le di uno de esos abrazos que la hacian gritar de coraje...odiaba que la abrazara pero yo era muy efusiva.. la salude y platicamos..en eso me dijo que la esperara un momento y entro a su almacen ahi tenia nuestros boletos y el gaffett para backstage de los beatles casi la dejo sorda con un grito evidentemente saul se espanto y fue a ver que tenia aproveche el momento y se lo presente a anna se cayeron muy bien..y mas por que los dos eran unos leales fans de Led Zeppelin.. mas tarde fuimos por un cafe peor yo no taba muy extraña a anna como si me quisiera decir algo y a la vez no....en fin esa fue una tarde muy bonita....pero yo estaba algo preocupada por nico y camy sa habran reconciliado?? o cada quien habra tomado su camino? no lo se.. pero tambien estaba muy feliz..alfin iva a conocer a mis idolos..mis amores platonicos...mi banda favorita.. y el mas importante mi amor imposible ...Ringo Starr!

Asi acabo esa maravillosa tarde saul y yo nos despedimos de anna y nos regresamos a la casa nico no estaba pero dejo una nota

"mariana y saul me fui a tomar algo las cosas no andan muy bien en mi cabeza hable con camy pero no pude volver con ella talves fue mi egoismo lo que no me permitio que volvieramos ella estaba destrozada y ahora me siento como un patan...me siento culpable por que rompi su corazon peor en el fondo no quiero que me vuelva a lastimar como lo hizo ...no me busquen talves no llegue a dormir necesito pensar todo muy bien y saul perdon por recibirte de esa manera m ehubiera encantado estar con tigo y con mariana recordando viejos tiempos...puedes dormir en mi habitacion...usar mi computadora y todo lo que quieras de mi parte sientete como en tu casa te encargo que cuides a mi hermana y si se les ofrece algo llamenme al celular pero por lo mientras no quiero que me busquen
  los Quiero
                  Nico"

saul y yo nos quedamos muy sorprendidos pero entendiamos por lo que estaba pasando nico asi que decidimos no buscarlo y divertirnos. rentamos algunas peliculas pedimos pizza y compramos helados nos la pasamos muy bien esa noche no dormimos nada ...due una noche genial  aunque hacia falta nico y sus bromas ....al final nos fuimos a dormir saul durmio en la habitacion de nico y yo en la mia yo estaba anciosa por el concierto de los beatles ......asi que como yo era muy nerviosa no pude dormir aunque todavia faltava mucho para el concierto ,,,,,,,,


lunes, 12 de septiembre de 2011

Capítulo 14


Narrado por Camila


Ni bien llegué a mi casa, luego del recital, vi que había una especie de carta tirada en el suelo. Alguien la había arrojado por debajo de la puerta, estaba claro.
"Si te hice mal, por favor, te pido que me perdones", aparecía escrito en cursiva. No tardé en darme cuenta de quién podría ser el remitente, era más que obvio.
Decidí leerla más al otro día, me encontraba demasiado cansada como para analizar aquello que había pasado. Me desmayé en la cama sin más; no pude ni a poner el despertador que ya estaba en un profundo sueño.

A la mañana siguiente fui hasta la facultad, tenía que arreglar papelerío. Fueron de esos trámites que nadie quiere hacer, que llevan mucho tiempo y energía.
Ya eran más de las 11 de la mañana y seguía metida en aquel antiguo edificio. La cabeza me daba vueltas, así que decidí sentarme un momento en algún banco del campus.
Moría de hambre y de sed. Nunca había deseado tanto irme de un lugar. Realmente no me sentía bien.
De repente recordé que tenía en mi bolso unas galletas de arroz. Me salvaron, y yo estaba muy agradecida de eso. Mientras organizaba un poco mis cosas, vi la carta que había encontrado en mi apartamento. No recordaba haberla puesto en ese lugar, pero... en fin, allí la tenía. Me animé a leerla:

"Cami: no te das una idea de lo que lamento lo que pasó en Canterbury. Reconozco que actué de forma indebida, y fue todo mi culpa.
En aquel momento lo que mejor me pareció fue correr hasta el Hotel, para seguir a tu lado. Pero estaba tu novio y la hermana. Quizás no fue un gran plan hablar con él aparte; es más, creo que no entendió lo que le dije.
No quiero que te enfades conmigo por no querer contarte lo de aquella charla, pero haberme ido fue lo más apropiado.
Yo sólo le expliqué que quiero estar contigo. Que no me importa esperarte, soy feliz con verte. Que te quiero conocer. En resumen, no fue más de lo que ya sabes. Nicolás se enojó, sí; pero de alguna forma ahora estoy más tranquilo. De todas formas, no era mi intención que él te gritara. Perdón por eso también.
Espero que te encuentres mejor, es mi mayor deseo.
Pronto nos volveremos a ver, no lo dudes. Espero que ese chico ya no te hable más, sinceramente.
Paul."

Y era él, no me equivocaba.
Lo primero que debía hacer era aclarar mis ideas. ¿Qué pasaría con mi relación con Nico?, ¿realmente quería algo con el bealte?, ¿sería todo eso un mal sueño?
La verdad, sólo me preocupaba poder hablar con mi novio (si aún lo eramos). Necesitabamos una buena conversación.

Terminé con el los papeleos a eso de las dos y cuarto. Mi bronca llegaba a niveles inimaginables, así que corrí sin pensar hacia un café de por ahí. Claramente tenía que despejarme.
Me senté a una mesa del rincón, con mucha luz. Ordené una lagrima y me la bebí en menos de cinco segundos.
Desde ahí podía ver a mucha gente pasar. Las calles estaban vacías en comparación con otros días cuando el tráfico se agita cconsiderablemente. En frente del café había un plaza, muy hermosa, por cierto. Decidí caminar por allí antes de volver a casa.
El sonido de mis zapatos contra el pasto era más que relajante. Cerré lo ojos y traté de no pensar, lo cual era muy difícil. Cuando volví a la realidad me pareció ver a Mariana. "!Qué genial!" me dije a mis adentros. Avancé quince pasos y vi que estaba acompañada. Era un hombre, claro estaba. Intenté acercarme un poco más. Realmente me moría de curiosidad. Empecé a barajar posibilidades en mi cabeza: "no muy alto y con pelo largo hasta el cuello; tal vez sea un amigo que yo no conozco. Lleva camisa y jean, muy común; pero tiene gafas de sol. Se hablan de muy cerca, que extraño... No, no tengo idea"
Este muchacho giró el cuerpo un poco hacía donde yo me encontraba. Lo vi y no tuve dudas. Era Ringo. Me quedé perpleja. Según se decía, el baterista estaba de novio, y estaba casi segura de que dentro de unos contraerían matrimonio.
Me escondí detrás de unos arbustos para poder enterarme de más.



Continúa Mariana

martes, 16 de agosto de 2011

Capítulo 13*


NARRADO POR ANA.


Esa mañana me desperté sin ganas de hacer nada. Me marché a la tienda muy temprano y poco después un chico entró a ella. Se me hizo extraño que entrara tan temprano, aunque claro, habían algunos clientes ya, pero cuando le vería, sabría el por qué de su presencia... Era George. Cuando lo vi, inmediatamente fui hacia él y le empujé para que saliera. Pero me sostuvo de lo brazos e intentó llevarme a la bodega. No podía gritar, porque haría escándalo y vendrían todas hacia nosotros. Pero tenía de otra...

- Suéltame o grito.-le advertí
- Grita.
- No te conviene.

En un momento nos quedamos viendo el uno al otro, hasta que él se acercó y terminó con todo el momento. Estaba a punto de besarme, pero rápidamente lo alejé y le di una cachetada. Mi venganza fue gritar. Empecé a gritar su nombre, le quité su disfraz y entonces él quedó en shock. Aproveché y lo expulsé de la tienda. De las chicas que estaban ahí, todas salieron corriendo detrás de él. Sólo escuché un ''Volveré'' de parte de él. Coloqué los ojos en blanco, suspiré y me tiré en una silla.

Palm, la empleada, salió al parecer de lo baños y se acercó a mí.

- Qué pasó?
- Tú nunca estás para ayudar. George se volvió a presentar.
- Te quería pedir disculpas, seguro.
- Bueno, no me interesan. Digo, una persona no se puede interesar en otra así de rápido... o sí? Estaba a punto de besarme el idiota.
- Ahora te quejas, si bien que querías eso. Si te encanta George.
- Cállate. No lo quiero volver a ver.
- Ni modo, porque lo tendrás que ver a fuerzas cuando vayas al concierto.
Rápidamente me levanté de la silla y me quedé helada.

- No puedo ir.
- Se lo prometiste a Mariana...
- Sí, pero...-suspiré- bueno, ya me pondré algo.

Después de atender la tienda, me fui a mi casa a arreglarme para la noche que tocaríamos. Me puse mi camiseta de Bob Dylan, un pantalón de cuero y un cinturón de estoperoles con unos converse. Mariana y los chicos llegaron a la ciudad justo a tiempo. Ella se fue a su casa y después se fue a la mía, junto con Camila que la acompañaba ya con todo. Subimos las cosas al carro y nos marchamos. Nicolás no iba, me parecía extraño. Además Camila iba muy callada, más de lo normal.

Cuando llegamos al lugar, agarré a Mariana de un brazo y me la llevé a un rincón para preguntarle qué pasaba. Me explicó todo. Que Nico y Camila iban mal y parecía que iban a romper. Me impresionó, pues se veían muy felices juntos, y nunca pensé que terminarían así.

- Oye Ana, van a venir Bob y Jim.
Cuando escuché eso, me puse nerviosa. Lo había olvidado.
- Bueno... hay que ver si vinieron cuando entremos.-respondí

Entramos y nos pusimos a ensayar. Faltaban todavía unas horas, y empezaba a llegar la clientela. Estaban por anunciar a la banda, cuando a lo lejos en la barra vi a dos chicos que llegaron y se sentaron sigilosamente. Eran Bob y Jim. Bob traía sus lentes de sol-lo que parecía muy obvio- y una bufanda, mientra Jim traía un sombrero y bufanda también.

Nos anunciaron y entonces salimos al escenario. Se oyeron los aplausos por parte del público. Mariana presentó a la nueva bajista, lo que ocasionó que la mitad del público no aplaudiera, por estar ya acostumbrados a la otra chica. Después que empezamos a tocar, Mariana comenzó a buscar a Jim con la mirada, yo le hice una seña con la cabeza de dónde se encontraban, entonces ella volteó y lo vio. Una inmensa sonrisa se plasmó en su cara. Jim la saludó y ella volvió a sonreír.

Después de tocar un rato, bajamos del escenario para tomar un receso. Nos acercamos a Bob y a Jim. Ambos se levantaron y nos saludaron a las dos.

- Imposible no reconocerte por esa camisa-dijo Bob
Yo reí.
- Los vi llegar, imposible no reconocerte con esos lentes.
- Sí, Jim me copió, nada más no encontró gafas.
Jim oyó y entonces le reclamó.

- Si yo te dije que viniéramos disfrazados, a ti te valía.
- Y me vale, cariño.
- Bueno, lo que importa es que están ya aquí-sonrió Mariana.
- Tocan muy bien, chicas.-nos felicitaron ambos.
- Gracias muchachos.-sonreí

Un poco después, Camila se acercó a hablar con Bob y conmigo, mientras Mariana hablaba con Jim. Hablamos cada quien de nuestra niñez, y reíamos recordando los viejos tiempos. Teníamos que volver a tocar, así que nos despedimos de ellos y nos fuimos.

Tocamos tres horas más. Era hora de regresar a casa. Habíamos ya metido todo al carro, Mariana le dio la vuelta para que Camila y yo saliéramos por la puerta principal ya que nos quedamos para hablar con alguien, y cuando salimos, nos encontramos a los chicos, fumando en un rincón.

- Pensé que se habían ido ya-dijo Mariana bajándose del carro.
- Sin despedirnos? Sería muy descortés.-comentó Jim- Me gusta tu guitarra.
- Verdad? Me la regaló Anna.
Bob me volteó a ver.
- No quieres regalarle una a tu amigo Bob?
Yo reí.
- Creo que tiene el suficiente dinero como para comprarse una él.

Estuvimos un rato platicando ahí afuera, pero ya se había hecho tarde, así que nos despedimos de ellos y nos marchamos. Primero dejamos a Camila, y después a Mariana. Le ayudé a bajar los amplificadores e instrumentos. Quería decirle del concierto, que no quería ir... bueno, en realidad no quería ver a George, pero sabía cómo reaccionaría al decirle. Daba igual, le tenía que decir.

- Oye... respecto al concierto de... de los Beatles. Estás segura de...
Dejó de hacer lo que estaba haciendo y me volteó a ver un tanto sorprendida y un tanto enojada.
- Acaso no quieres ir? Estás bien? Tú amas a los Beatles!
- No digo... es que..
- Es que qué!?-se alteró más
- Nada. Sólo bromeaba...-fingí una sonrisa
- Eso espero.

Seguimos cargando las cosas. Después bajamos, me despedí de ella y me marché a mi casa.

Continúa Camila...

lunes, 15 de agosto de 2011

Capitulo 12

Narra Mariana ^^


Al Despertar Nico Estaba Tocando Mi puerta toda adormilada fui y le abri me dijo que si camila no estaba con migo y oviamente le dije que no no lahabia visto desde la noche anterior

N: esque no la encuentro por ninguna parte.
M: que extraño deberiamos ir a buscarla
N: sii
M: si quieres adelantate en lo que yo me baño si?
N: ok
M: si sabes algo me marcas al celular
N: ok

Me Meti A Bañar y despues me arregle no rcibi ninguna llamada de nico asi que baje al lobby del Hotel Y ahi estaba buscando como loco a su novia

N: no estaa ya pregunte pero nadie sabe nada de ella
M: talves se fue a hacer algunas compras o a dar la vuelta por ahi no te preoccupes hermaniito
N: si es lo mas seguro pero por que no me aviso!
M: talves no le gusta despertar a la gente
N: si ella es muy Linda jejeje
M: bueno entonces pues hay que esperarla aqui no?
N: sii

Nos sentamos En La salita Del Lobby Veiamos Pasar Muccha gente y como no veiamos a camila nico se desespero ..

N: ire a buscarla..
M: ok quieres que te acompañe?
N: noo quedate aqui por si llega y si llega me hablas ok?
M: bueno

Nico Se Fue A buscar a cami no sabia ni por donde comenzar a buscar pero se metio  por un callejon y ahi se encontro a su ex novia  lucy y quien al verlo se acerco a saludarlo emezaron a platicar y en eso ella lo beso nico le correspondio el beso y camila los vio.
Camila salio corriendo al verlos se sintio destrozada en ese momento fue entonces cuando alguien la jalo y le llevo por otro callejon  y la beso, nico que corrio a buscarla para darle una explicacion vio a camila besandose con ese chico..

N: cami! CAmi!!

Pero cami no le presto mucha importancia parecia que estaba disfrutaando mucho ese beso.. todo se empeso a poner mal primero cami besandose con otro y luego cuando le llame a mi amiga ana se escuchaba muy triste le pregunte que tenia peor no me quiso decir nada asi que no insisti por que la conocia y cuando no te queria decir algo por mas que le rogaras no la hacias decirlo... yo como no tenia novio pues no tenia problemas aunque pues estaba algo triste por que pues habian anunciado en TV que ringo starr tenia una nueva novia y yo estaba perdidamente enamorada de el me entristeci por eso pero pues seamos realistas jamas podre andar con un beatle... para que entristecerme? aunque si me afecto un poco esa noticia... pero no podia dejar qu eso arruinara mi viaje asi que segui optimista coo siempre...sin pensar en nadie mas que en mi...
Ese mismo dia...

M: encontraste a cami?
N: si (con tono desanimado)
M: y por que ese tono?
N: por que no sabes como la encontre!
M: no me digas que...le paso algo
N: no ella seguramente esta perfectamente feliz
M: aver aver! explicame de una vez que carajos paso?
N: camila se estava besando con un chico cuando llegue y la vi  le grite peor no me hizo caso!
M: y despues no te dijo nada??
N: noo!!nadaa!
M. uy que mala onda !! me estava empezando a caer bien pero ahoraa creo que no!
N: jaa Buenoo pero puess ahora estoy con el corazon destrozado!

En Eso Iva Entrando camila!!

C: (llorando)
M: por que lloras? que te duele haberle roto el corazon a mi hermano?
C: por una parte si pero me duele mas lo que hizo el
M: y que te hizo?
C: que no te platico? solo te platico lo que le convenia verdad?
M: pues creo.. que te hizo?
C: segun fue a buscarme y cuando lo vi se estava besanndo con una chica....
M: es cierto nico??
N: si la verdad pero fue ella quien me beso!!! y corri a explicartelo todo camila y fue cuando te vi con ese desgraciado!!
M: aver nicolas!! quien era esa chica con la que te besaste?
N: era lucy! mi ex novia!
M: y volvise a caer en sus redes? despues de todo lo que te hizo? has caido muy bajo!!
N: pero fue ella!!
C: si y tu le respondiste no?
M: aver camila y con quien te estavas besando tu?
C: puess.. eraa..era.. era Paul McCartney
M: oceaa  tu sin conocerlo te besaste con el otra que cayo en lo mas bajo!!
C: bueno esque ya lo conociaa
N: jjaaja si como no!
C: sii el dia que me quede dormida que pasaron a la gasolinera.... se acerco al carro y pues platicamos un poco!!!
M: y por que no nos contaste?
C: no pense que les importaria!!
N: bueno yo si me preocupo por avisarle A mi novia lo que hago!
C: si ....si me hubieras avisado que te besarias con esa tal lucy creeme que jamas hubiera aceptado venir aqui!!
M: yaa basta los 2!!!!! nicolas no puedo creer que hayas besado a lucy! Y camilaa tu muy bien mira que ligarte a paul ! suertuda!!
N: ¬¬ Ayudame!!!!
M: jaja era bromaa!! enserio cami nos hubieras avisado que lo viste o algo y pues como que besarte ocn el solo por venganza no esta bien!!!

EN Eso Llego Paul Hacia Onde estavamos ......



Hasta aquii!

Sigue Ana

Hasta aquii ^^ continua Anna! xD


viernes, 12 de agosto de 2011

Capítulo 11

Narrado por Camila

-¡Qué hermoso es Canterbury! Las construcciones, las calles, la gente... Todo es perfecto.
-¿Viste?- me dijo Mariana levantando un ceja-. No querías creerme.
-¡Es... Asombroso! Hay tantas cosas para mirar, tanto para recorrer. Creo que no nos va a alcanzar el tiempo.
-Mmm no, seguro que no- me aclaró Nico-.
-Entonces mejor empecemos ya -nos animó Mar (así me gustaba llamarla)-.

La ciudad era realmente bella. Yo estudiaría arqueología, de modo que aquel lugar tan antiguo me hacía inmensamente feliz.

Mariana me explicaba cada cosa, contando historias y leyendas; era toda una experta. Yo sólo podía mirarla fascinada, soñando con alguna vez adquirir tantos conocimientos. La admiraba cada vez más. Ella era muy buena conmigo, empezaba a quererla mucho.

-Y Aquí, la gran Catedral - anunció-.

Me quedé boquiabierta. No pude decir nada. Toda mi vida había soñado con conocerla, y allí estaba, imponente.
Única, esa es la definición. Se me llenaron los ojos de lágrimas.

-¿Estás bien?- me preguntó Nico, un tanto asustado.
-Sí, esto es normal en mí -contesté con una sonrisa.- Cuando visito lugares históricos suelo emocionarme bastante.
- Oh, entiendo. Mejor así - al instante me dio un beso-.

Yo me quedé mirándolo. Feliz. Nada podía ser mejor. Él era todo para mi; todo lo que tenía en ese inmenso país. Pensar en que podría perderlo me desesperaba. Nos quedamos es silencio. Sólo escuchábamos el ruido de la naturaleza: los pájaros, el viento, algunos autos, pasos...

Una brisa fresca me despertó de aquel estado de amor puro.
Mar nos miraba raro, cómo esperando algo.

-Lo siento - repliqué mirando hacia abajo-. Sigamos caminando.

Mariana se dio media vuelta y siguió.

Ese día terminó sin más. A la noche, muy cansados, nos fuimos a dormir.

En ningún momento me arrepentí del viaje. Debo admitir que al principio no me pareció tan genial la idea, ya que, al no conocer tanto a Mar, quizás algunos momentos se tornarían incómodos; o tal vez no llegaríamos a estar de acuerdo en muchas cosas. Pero todo resultó diferente. Me di cuenta de que era una chica estupenda, con una mente muy abierta. "Podriamos llegar a ser amigas", pensaba todo el tiempo. ¡Cómo me alegraba de que fuera ella la hermana de mi novio!

A la mañana siguiente, alrededor de las 8, me levanté con mucha energía, lista para vivir otro día fantástico, igual o mejor que el anterior. Mi compañera de cuarto seguía durmiendo. Siempre me molestó despertar a quien dormía tan profundamente, así que decidí salir de la habitación sin hacer mucho ruido y volver más tarde.
Ya en el pasillo, recordé que había olvidado mi celular. "¿Volver o no volver? ", me pregunté. Lo mejor era no hacerlo, por la misma razón que ya mencioné.
Nicolas amaba dormir, no había forma de que estuviera despierto. Cansada de pensar, me largué a la calle, buscando algo nuevo para hacer.

Árboles. Había muchos árboles. Eran frondosos, intimidantes. Amo la naturaleza pero, en general, me alejo de ella por mi fobia a las arañas, un trauma que me acompaña desde muy chica.
Corrí hasta que la arboleda quedó bastante atrás. Ahora estaba en la calle, rodeada de gente que iba y venía. Yo era inmensamente feliz en aquel instante, un paz interior me hacía reír de tanta alegría.
Alguien me tomó del brazo y me arrastró por la vereda. No le podía ver la cara, sólo la nuca. Empecé a gritar para que me suelte, ¿cómo nadie escuchaba? Aquella desesperación me hizo desmayar. Había perdido la conciencia.


-Hey, despierta - me habló una voz suave, muy familiar-. Despierta, no fue mi intención que esto pasara.

No respondí. Estaba demasiado asustada.

-Cami, despertate.

¿Cómo sabía mi nombre?, ¿por qué hablaba como si me conociera desde antes?, ¿quién era?

-Soy Paul. El otro día hablamos en la gasolinera, ¿recuerdas?
-¿Paul?- dudé con voz un tanto agresiva. - ¡¿CÓMO SE TE OCURRE HACER ALGO ASÍ?!, ¡¿ME QUERÉS MATAR DEL SUSTO?!- le grité-.
-¡No, no digas eso, por favor! Sólo quería verte, hablarte. Estaba seguro de que de otra manera no hubieras aceptado esto.
-Yo no acepté nada. ¿y qué sería "esto"?, nosotros no tenemos nada.
-Bueno, pensé que capaz sentías algo por mi...
Lo miré con bronca y desconcierto.
-Yo siento "algo" por mi novio, no por alguien que recién conozco.
Se quedó sin palabras. Miró el suelo.
-Tampoco es tan grave, ¿no?- intenté animarlo -. No quise herirte.

En ese momento me pregunté dónde me encontraba, y miré a todos lados. Estaba en una camino con poco tránsito y con menos gente. Digamos que nadie pasaba por allí.

- Sólo nos alejamos media cuadra - me explicó, como sabiendo lo que pensaba-. Por ahí -señaló- es donde te tomé del brazo. ¿Ves toda la gente?
-Sí - respondí- . Ya entiendo dónde estamos.

Entre aquel amontonamiento distinguí a Nico. Sonreí.
Estaba con una chica, pero yo no sabía quién era. "De seguro es Mar. Y los dos salieron a buscarme", era mi lógica.
Él miraba a todos lados, nervioso.
-¡Acá est... - y no pude terminar la oración-.
Aquella joven no era Mariana. Esa lo tomó por el cuello y lo besó. Y así durante unos segundos.
Una lágrima rodó por mi rostro.

-¡Ya te llevo hasta tu hotel, no te pongas mal! - me dijo Paul, casi gritando.
- No es eso, no. -casi sin voz-.

Agarré al músico por los hombros y me le acerqué cada vez más. Mi corazón latía muy fuerte. Y cerré los ojos. Todo lo demás fue maravilloso. Él me tomó entre sus brazos y me besó. Sus labios estaban calientes. No podía alejarme de su boca. Nada me importaba ya. Sólo pensaba en él y en su hermosa forma de besar. Y nos quedamos ahí, congelados en el tiempo.

Alguien me llamó, pero no quería creer que era real.

Era Nicolas...



lunes, 8 de agosto de 2011

Capítulo 10.


NARRADO POR ANA.

Ese día tocaba ir a la tienda. Me duché, y me dirigí escaleras abajo para el desayuno. Pero antes de bajar, noté que mi hermano estaba hablando con alguien. Inmediatamente reconocí la voz del chico. Se trataba de su mejor amigo de la infancia, Johnny. Me llevaba muy bien con él, así que durante todo el desayuno nos la pasamos hablando él y yo, dejando a un lado a mi hermano, que parecía ofendido y enojado, pero no le tomé importancia. Me despedí y me marché para la tienda.

Era muy aburrido atenderla cuando no me acompañaba Mariana. Y se me hizo muy raro que no me llamara, ya que ella siempre lo hacía cuando salía a algún lugar. Pero supuse que estaba entretenida viendo la catedral de Canterbury, como para hablar con su amiga.

Estaba hablando con un empleado, cuando de pronto alguien que se aproximaba a la tienda llamó mi atención. Volví hacia la entrada y nuestras miradas se cruzaron. Rápidamente me volteé e hice como que no le prestaba atención. Le observé bien, y se me hizo algo familiar. Seguro alucinaciones mías. Se fue a una hilera de música, y yo seguí haciendo mi trabajo. Pasó una hora y él seguía ahí en el mismo lugar, pero ahora me observaba fijamente a través de unas rejillas que daban hacia la caja donde yo me encontraba. Comencé a incomodarme, pero volví a ignorarlo, sabía que en algún momento dejaría de verme y se marcharía. Pero para mi sorpresa no fue así. Decidida ya, me armé de valor y me acerqué a él. Pero rápidamente bajó la cabeza a un disco que tenía entre sus manos, e hizo como si estuviera viendo la portada.

- Oye, pasa algo? -pregunté buscando su rostro.
Lentamente fue levantando la cabeza para verme.
- No sabes quién soy?
Estaba sonriente, lo que se me hizo extraño.
- No, no sé, por eso pregunto.
- Soy George. George Harrison.
Cuando oí el nombre, me quedé pálida y no supe que decir.
- Estás bien? Parece que estás viendo a un fantasma.-Su sonrisa volvió de nuevo
- Qué haces en mi tienda? Sabías que puedes armar un escándalo, no? Te matarían en dos segundos.
- Tranquila.-soltó una ligera risa-. Vine a verte a ti.
- A mí?
Él asintió con la cabeza.
- Desde el día que nos conocimos... me quedaron ganas de hablar contigo.
Las palabras que decía... me dejaban helada. Yo? Interesante? Aparte me lo decía un Beatle! Este tipo estaba chiflado.
- Vine para invitarte a nuestro concierto. Sabes que hay concierto, no? Bueno, qué pregunta más estúpida. La cosa es que vengo aquí para eso.
'Ahora todos los famosos me van a invitar a sus conciertos?'' Pensé.
- Ya compré boleto.-dije cambiando de posición a una más rígida
- Por qué eres tan fría?
- No lo soy.-negué volteando a todos lados. Algo muy común en mí.
- Lo eres.
Suspiré.
- Es sólo que no quiero que sepan que tú estás aquí. No quiero a fans corriendo por todo el local.
- Eso no pasará, si me invitas a tu bodega para poder hablar bien.
- No sé si lo has notado, pero estoy trabajando.
- Está bien.-hizo una pausa-. Si quieres hablar bien y en privado, te veo en el restaurante Stromboli hoy en la noche a las 8:00 pm.
El Stromboli era un restaurante de comida italiana.
- Eso suena como una afirmación, señor Harrison. No ha tomado en cuenta mi opinión, pero está bien.
Él sólo sonrió, y dio la vuelta para salir del local. Pero antes de hacerlo, me dijo algo que apenas pude oír:
- Es porque de todas formas ibas a aceptar.
Se giró, y salió. Yo sólo sonreí y volví a mi trabajo.

Todo pasó tan rápido... Después de salir del trabajo me fui directo a la casa de Victoria ya que necesitaría su ayuda para elegir la ropa que llevaría esa noche. A ella la conocía desde quinto de primaria. Con ella compartía mis gustos por Led Zeppelin. Una chica alta y delgada, de cabello rubio liso que le llegaba por abajo de los hombros. Se vestía al estilo Page; con un pañuelo en el cuello y pantalones acampanados con camisas floreadas o flojas. Modo de vestir al que me introduciría después ella. Cuando llegamos a mi casa, no le mencioné con quién iba a ser la cena, sólo le mencioné que sería con alguien especial. Tardamos una hora buscando el vestido y media arreglándome. Los vestidos iban y venían por toda la habitación. Caían sobre el colchón, los sofás o incluso en el suelo.

Por fin me elegí por un vestido. Vestido de algodón tipo camiseta que llegaba hasta la rodilla. Tenía tres diferentes tonos de verde en la cintura. Lo que iba en el pecho era color crema y lo que caía era de un color verde olivo. Victoria me maquilló y me enchinó el cabello. Lo poco que podía agarrar de mi cabello lo enchinaba. Cuando por fin estaba lista, aprovechó y me preguntó de quién se trataba.
- Ana, quién es?
Me quedé helada mientras me miraba al espejo, ella lo notó y enarcó levantó las cejas como dándome a entender que quería saber de verdad. Me di vuelta, torcí el gesto y entonces la tomé de las manos. Ella se sorprendió.
- Está bien.-acepté-.Pero prométemelo que no le dirás a Mariana.
- Espera... Mariana no sabe?
- No... y no debe saber
- Por qué?
- Entenderás cuando sepas de quién se trata

Moví todos los vestidos que se encontraban en la cama para hacer un campo en dónde sentarse, y entonces le expliqué todo lo que había pasado ahí. Mantenía la boca abierta, aquello que le contaba le sorprendía mucho.

- Idiota. Te envidio pero-hizo una pausa-sabes las consecuencias de que no se lo cuentes a Mariana, verdad?
- Sí, lo sé. Pero no se lo puedo contar ahora, será en otro momento.

Estuvimos otro rato platicando ahí, hasta que pasaron por ella. Yo me debía ir ya, así que tomé las llaves del carro y me dirigí al restaurante donde George me había citado. Había una reservación y al parecer George había hablado bien con el gerente, porque cuando me vio llegar, rápidamente se me acercó y me preguntó mi nombre.

- Disculpe, usted es la señorita Ana Wesley?-preguntó una voz a mis espaldas
Rápidamente me di vuelta y pude ver a un hombre regordete y algo viejo.
- Eh, sí.
Antes de que pudiera preguntar, me invitó a entrar. Me llevó hasta una mesa y me preguntó que si qué bebería. Le dije que esperaría, a lo que él me respondió con una amplia sonrisa y se marchó. Miré el reloj que quedaba enfrente mío. Marcaba las siete cuarenta. Al parecer había llegado temprano. Esperé media hora y George no llegaba. Me ponía cada vez más nerviosa, pero tenía fe y seguí esperando. Dieron las ocho y media y no llegaba. Me había hartado ya, así que tomé mi bolsa y salí. El gerente lo notó e hizo todo lo posible para que no me fuera, pero le dije que no se preocupara, que buscaría a George. Estuve buscándolo por toda la plaza y nada. Ya harta, salí de ella para ver si estaba afuera, pero tampoco. Estaba ahí parada observando los alrededores, cuando escuché de un callejón cómo dos chicas hablaban entre ellas de que habían logrado su sueño. Me pareció extraño y me fui acercando de poco a poco. Cuando estuve lo suficientemente cerca para notar de quién se trataba, me quedé perpleja. Era George Harrison besándose con tres chicas. Tenía la camisa abierta llena de labial y el saco arrugado. Cuando me vio, quedó igual que yo.

- Ana... no es lo que...
- Me invitaste a cenar, pero al parecer tú terminaste siendo la cena. Espero lo disfrutes y gracias.

Me di vuelta y me marché corriendo. Pude oírlo gritar mi nombre varias veces detrás de mí, y trataba de seguirme. Entré a la plaza y traté de irme escondiendo entre las personas, además tuve la ventaja de que en cuanto él entró a la plaza para seguirme, una bola de fans se acercaron a él, formándole una barrera contra el paso. Trató de quitárselos de encima para seguirme, pero no pudo, era demasiado tarde y yo ya estaba en el estacionamiento. Me subí al carro, lo encendí y me marché a mi casa ofendida y enojada.

Continuará con la narración de Camila.

sábado, 6 de agosto de 2011

Capitulo 9

Narra Mariana :)
Estabamos En Camino Y Decidimos Parar En Una Gasolinera, como cami se habia quedado dormida no quisimos despertarla asi que bajamos silenciosamente y rapido. Cuando iva saliendo de la tiendita de la gasolinea me parecio ver a un muchacho muy guapo
-Nico Ya viste quien va ahi?
-No quien?
-Es Paul, Paul Mccartney!! -Dije emocionada
-noo! talves solo alucines, miles de chicos usan el mismo look que el asi que talves sea uno de esos miles de chicos que tratan de parecerse a un beatle
-noo! estoy segura de que es el!
Yo estava segura de que era el sentia como una intuicion lo reconoceria en cualquier lugar que lo viera asi que quise acercarme a el pero cuando me iva a acercar Me puse muy nerviosa asi que decidi mejor no ir aparte parecia que llevava mucha prisa y mejor me quede con mi hermano.
-Entonces iras a ver si si es el?? - me pregunto nico
-No estoi demasiado nerviosa y creo que el lleva prisaa mejor me espero al concierto tenemos entradas con backstage :)
-Bueno entonces vamonos falta mucho para llegar.
Cuando llegamos al carro vimos que cami ya habia despertado.
-Cami amor! despertastee -dijo nico
-Como cuanto dormi?? -pregunto cami
-3 Horas - Respondio nico
-Ya tortolitos vamonos si no se nos hara tarde todavia falta mucho para llegar - replique
-ok vamonos
Y seguimos nuestro camino como todavia faltava un rato prendi el estereo de mi carro puse un disco de the beatles el Please Please me y como mi cancion favorita de ese disco era P.S i Love you la repeti muchas veces
-mariana Otra ves vas a poner esa cancion? - me pregunto nico
-siii! la amo!
-pero ya la pusiste como 10 veces!!
-ok ok pondre otro disco!!
Puse El De A Hard Day's Night y lo fuimos escuchando hasta que se acabo justo cuando se acabo faltavan como 20 minutos para llegar asi que volvi a poner el please please me pero ahora lo deje que corriera sin repetir ninguna cancion.
-Ya vamos a llegar que bien! - Dijo Nico
-Enserio?? wow creo qe si esta algo lejos! -contesto cami
- haha Lo see ! pero pues ya no falta muco les prometo que a la proxiima nos venimos en avion !
- No Mariana! es mejor en carro! asi pones la musica que quieras y no te vienen torturando todo el camino con una pelicula del año 1901 hahahahaa -Dijeron nico y cami y se empezaron a reir
Alfin llegamos todo era muy bonito pero teniamos que buscar un buen Hotel para descansar del viaje y que tuviera alberca para relajarnos y encontramos uno muy bonito.
-Bueno Vamos a ver si hay habitaciones disponibles :) por cierto yo me quedo en una con cami eh!! no quiero que pase nadaa tortolos! - les dije en plan de burla
-ahh no!!!!! - Contesto nico
-Si es lo justo amor! no quiero que nuestro hijo vaya a nuestra boda hahahaha- Dijo cami en broma
-si nico asi que tendras que aguantar asta la boda!- replique
-ok ok! ya que creo qe por lo menos hay television! -dijo nico
Encontramos 2 Habitaciones juntas y nos instalamos nos quedamos de ver con nico en la alberca en media hora. apenas habiamos llegado y yo ya extrañaba a mi amiga Ana iva a llamarle pero me di cuenta que no tenia señal en mi celular asi que no lo hice.
-ay qeue estara haciiendo ana??? -dije dentro de mi - Ojala Pudiera llamarle bueno pues nimodo ya sera despues ...
Fin!
Continua Ana

viernes, 5 de agosto de 2011

Capítulo 8


NARRADO POR CAMILA


Muy temprano en la mañana, Nico y Mariana golpearon la puerta de mi apartamento. Yo estaba lista para conocer Canterbury, ¡sólo había escuchado comentarios positivos de aquel lugar!
Nos encaminamos en un viaje de, por lo menos, ocho horas, y no regresaríamos hasta el viernes.
Mariana conducía, muy atenta a la carretera.

- Verás que Canterbury es una ciudad bellísima.- me aseguró ella.- Estos dos días serán geniales.

A las pocas horas de salir de Londres, caí en un sueño profundo; cosa que no me extraña, ya que siempre fui propensa a dormirme durante los largos viajes.

Me desperté en un lugar frío, casi helado, pero con mucho sol. No había gente, sólo viejas contrucciones abandonadas de mil colores diferentes. Todo con un brillo excesivo.

- Esto debe ser Canterbury -pensé-, pero ¿dónde están todos? ¿y Mariana y Nico?

Empezaba a preocuparme. Ellos no serían capaces de dejarme sola, sabiendo que no conocía nada de aquel sitio.
Empecé a caminar en busca de los dos. Un perro de una raza que yo jamás había visto cruzó la calle por donde yo andaba. Lo miré muy extrañada (y no era para menos). Este animal llevaba una llave en la boca. Dorada, para ser precisa. No le di importancia y seguí con mi busqueda.
Unos pasos más adelante, un ruido insoportable me dejó sorda por varios segundos. Parecía que miles de vidrios se rompían simultáneamente. Realmente insoportable. Y lo más confuso, además de no saber de dónde provenían, fue que aquellos molestos ruidos se detuvieron de golpe. Demasiado extraño. Más tarde dudé de si alguna vez existieron en verdad; quizás solo estaban en mi cabeza.
De repente me mareé. No sentía las piernas. ¡Creía desmayarme!

-¡Nooo!- grité con miedo, mientras me despertaba de aquel raro sueño.

Me encontraba nuevamente en el automóvil, recostada sobre el asiento trasero.

-Estas pesadillas cada vez son más seguidas.- me dije para mis adentros.

Desde que estaba en Londres, ese tipo de cosas me ocurrían todo el tiempo. Nunca creí en ellos, de modo que no me afectaban en absoluto.
Un hombre me miraba atentamente, parado al lado de la puerta de una gasolinera. No podía distinguirlo, tengo dificultad para ver de lejos. Entonces me di cuenta que mi novio y su hermana debían estar allí adentro, y en cualquier momento volverían.

Empezaba a ponerme nerviosa aquel hombre que me observaba. No me quitaba los ojos de encima. Resolví bajar del coche y buscar a Nicolás; pero aquel sujeto se me adelantó, y, muy decidido, caminó hacia mi.
Intenté esconderme, pero ya había abierto la puerta.

-Discúlpame -se oyó una vos suave y cálida-, no quise incomodarte.

Yo tenía la cabeza gacha, así que no podía verle la cara.

-Pero no puedo dejar de mirarte.-siguió. -Siento que de algún lado te conozco.
-Eso es impos... - y no pude terminar la frase al verlo a los ojos.
-¿Tú también me conoces?- dudó.
-¡Cómo no te voy a conocer!- le contesté.

Él rió. Era más que obvio que lo conocía. Todo el mundo lo conocía, literalmente.

-Soy una gran admiradora, Paul. Los Beatles son geniales.
-¿Los Beatles? ¿y yo no?
-Bueno, vos sos genial.- me sonrojé.
-¿Puedo invitarte al show que daremos en unos días en Londres?
-Mmm... Ya tengo mi boleto.
-De acuerdo, entonces salimos luego del show. Lleva unas amigas, si te parece.
-Sí. Bueno... no. Mirá, yo estoy saliendo con un chico que quiero mucho y...
-Shhh. - me interrumpió.- Solo saldremos a tomar algo - me guiñó un ojo-, no pasará nada si no quieres.
-Esta bien. Nos veremos allí.

No estaba segura de lo que hacía. Jamás engañaría a mi novio, y menos con alguien que acababa de conocer. Pero Paul tiene algo especial, siempre había soñado poder estar con él.

-¿Cómo te llamas?- me preguntó.
-Camila.
-Por aquí no se oye mucho ese nombre. Me gusta.
-Gracias.- empezaba a ponerme inquieta.
-¿Me dirías tu edad?, si no son muchas preguntas.
- Claro. Tengo 17 años. Pronto cumpliré 18.
-When she was just seventeen... - cantó muy bajito, casi como un susurro.

¡Realmente amaba esa canción! ¡y no podía creer que el mismo Paul McCartney la estuviera cantando para mí!

-You know what...
-¡Alto! Me tengo que ir. Debo encontrar a mi novio.-le aclaré.
-¿Uno de pelo cortito, morocho, flaco y no muy alto?- asentí con la cabeza- Estaba con una chica. Muy linda por cierto. - Miró para arriba, como quien trama algo.
- Es la hermana, y mi amiga.

Paul entedió que estaba muy incómoda y decidió alejarse. Hizo seis pasos y se dio vuelta diciendo:

-Cuando cante "I saw her standing there" será para ti.

Y al rato desapareció entre los autos.
Me quedé allí parada.

-¡Cami, al fin despiertas!- se alegró Nico en cuanto me vió.
-¿Dormí mucho?- pregunté.
-No, solo tres horas. - y me sonrió, con esa sonrisa que tanto me enamoraba.

-Ok, tórtolos - ordenó Mariana-, al auto. A este ritmo no llegaremos más. Todavía nos queda un largo y sinuoso camino por recorrer.


Continúa Mariana.

viernes, 29 de julio de 2011

Capítulo 7.


Narrado por Ana:

Nos sentamos en unos lugares apartados de todo eso, para tener más privacidad. Yo hablaba con Bob, mientras Mariana hablaba con Jim. Ella se veía muy feliz, pero yo la verdad me encontraba incómoda. Y no era por Bob, sino porque nunca había sido buena con los chicos.

- Y cómo te llamas?.-preguntó Bob, haciendo que yo saliera de mis pensamientos-.
- Ana
- Lindo nombre- Y sonrió
- Al parecer están muy felices esos dos.-dije viéndoles de reojo
- Sí
Los dos reímos.

- Y qué haces aquí, Bob?
- Yo vine a una gira, y este chico nomás vino a pasear. Y bueno, a ligar...
- En serio? No sabía! Cuándo es?
Siempre había querido ver a Bob, así que esta era mi oportunidad.

- En una semanas
- Oh, qué mal. No alcancé boleto entonces!
- Si quieres, yo les puedo dar dos boletos primera fila a tu amiga y a ti.-sonrió
- Es en serio?-pregunté sorprendida
- Sí, no hay problema
- Te los voy a pagar, Bob. Gracias por hacernos espacio
- No te preocupes, te los regalo

Seguimos hablando, y Bob era muy simpático. Le conté que teníamos una banda, también le conté de a que otras cosas me dedicaba, mientras él me contaba algunas anécdotas suyas. Me dijo que le encantaría vernos tocar, así qu le dije del lugar, y la fecha que estaríamos.

- No te prometo nada, Ana. Pero haré lo posible por estar ahí- Me sonrió y guiñó el ojo.
- Muchas gracias, Bob
- Y lo siento, pero debemos irnos.-observó el reloj del café
- Sí, nosotras también.
Me ayudó a lavantarme de mi asiento.
- Espero verte pronto.-sonrió-. Y como ya dije, haré todo por ir.

Cada quién fuimos por nuestros amigos. Al parecer ellos no se querían ir, pero nosotras teníamos que comprar, y ellos tenían sus cosas también.

- Te volveré a ver, Jim?- le preguntaba con ojos de perrito, Mariana
- No lo sé...
- Ana me invitó al bar donde tocan. Si quieres ir, Jim...-salió Bob
- Entonces está perfecto. Ahí nos veremos, Mariana
Se quedaron viendo un rato, cuando Bob y yo los interrumpimos.

- Bueno, ya. Despidanse.- dije yo, algo inquieta.
- Bueno, nos vemos el miércoles, Jim
- Sí, cuídate.

Se despidieron de beso y se alejaron. Yo me despedí a lo lejos de Bob, agitándole la mano.

- Quién te viera, Jim
- Cállate, Dylan. A ti te gustó Ana
- No voy a mentirte.
- Entonces, te dio la dirección?
- Sí amigo. Prepárate para el viernes

Íbamos caminando por la plaza, mientras yo veía la ropa en exhibisión de las tiendas, para ver cuál me compraría Mariana.

- No lo puedo creer! Conocí a Jim Morrison!.-gritaba Mariana
- Sí, pero no grites.
- Es que... ah! Tú no me vas a decir que no te emocionó conocer a Bob
- Claro que sí, es muy...
- Apuesto? Hermoso? Lo sé!
- Hey!- la volteé a ver molesta
- Ok, es tuyo
- No es mío. Sólo lo conocí y ya. Y sí, es apuesto, pero ya.
- Siempre ocultando los sentimientos, Ana
- Que te valga. Ahora vamos a esa tienda-la jalé de la mano y entramos

Comencé a buscar entre todo, pero nada me convenció. Así que salimos, y volví a observar entre todos los exhibidores por los que pasaba. Cuando vi algo por fin, me quedé boca abierta.

- Ya sé qué quiero!-grité
Tomé a Mariana que estaba desprevenida de la mano, y la jalé hacia la tienda.

Era una hermosa camiseta tira hueso color blanco, con un estampado de Bob Dylan. Mariana se acercó a la que trabajaba ahí, y le preguntó que si era el único, a lo que ella le respondió que sí. Desilucionada volvió hacia mí.

- Es el último, tonta.
- Pues yo lo quiero-le dije sin voltearla a ver
Toda yo estaba embobada en esa camiseta.

- Está bien.-colocó los ojos en blanco
Agarró la camiseta, y se la llevó a que se lo cobraran.

- Te amo, te amo, te amo, te amo- le repetía una y otra vez yo
- Sísísí
- Oye, mañana me vas a acompañar a la tienda?- cambié de tema
- Mañana voy con mi hermano y su novia a Canterbury. Él me invitó, que para conocernos mejor y que ella conociera Inglaterra
- Uh, qué mal
- Lo ves así porque tú no vas. Já-se burló

'Si supieras quiénes estuvieron en mi tienda' pensé. Después de eso, ella me llevó a mi casa ya que se había hecho tarde. Nos veríamos hasta el viernes, así que estaría sola. O bien, podía invitar a mi amiga Victoria un rato.

Continuará con la narración de Camila.

Capitulo 6


Narra Mariana
Desde que conocí a Camila me había encantado su forma de ser y por primera vez en mi vida no la odiaba como a todas las novias de mi hermano. Y no sé por qué pero desde que la vi, supe que formaría parte de nuestra banda. Aunque dudando un poco, le pregunté si quería unirse a nuestra banda, y ella se quedó pensativa unos momentos.
-Entonces qué Camy? Te unes o no? - Pregunté con insistencia
- No lo sé... - Respondió Cami con cara de duda
Me quedé un poco desanimada por unos momentos, ya que pensé que Cami no aceptaría la invitación
-Bueno, si no quieres está bien. No te vamos a obligar, y de todas formas seguirás siendo nuestra amiga -Le dije a Camy un poco decepcionada
- Es broma??' Claro que quiero!!! -Dijo Camy con una cara de emoción que no se podía contener
-Wow enserio?? Eso me pone más feliz!
-Sí, es genial!! Podríamos escuchar una demostración ahorita?? -Preguntó Ana
Yo me sorprendí porque A na no había hablado en todo el camino
-Claro que sí! -Dijo Cami aunque un poco apenada, ya que ella era un poco tímida
-Bueno, entonces sigamos ! - dije feliz
Caminamos hasta llegar a su casa de Camy, y le pedimos que nos mostrara qué tal tocaba. Saco un bajo rickenbaker precioso, el más genial que había visto en mi vida después del hoffner de Paul. Puso una canción de The Beatles y empezó a tocar la parte del bajo.
-viste qué bien toca?? - Le pregunté a Ana en voz baja
- Sip, creo que va a ser genial que sea de nuestra banda- replicóAana con voz un poco más alta
Cami acabó de tocar, y recargó su bajo en el sillón
-WOW!! Creo que ahora definitivamente te queremos en la banda- le dije
- Sí, no nos puedes fallar! - Dijo anna
- es enserio?? wow gracias siempre había querido estar en una!
- De nada, enserio tocas genial!!
Estuvimos un rato en la casa De camy, y ya se había hecho un poco tarde, así que Ana y yo nos despedimos y nos fuimos cada quien a nuestras casas.
Cuando llegué a mi casa, estaban mis papás en la sala, así que los saludé y me subí a mi cuarto a ensayar un poco con mi guitarra que me había regalado Ana. Además quería matar un poco de tiempo, así que prendí mi iPod, y me puse un audífono para oír algunas canciones que me gustaban y tocarlas en la guitarra. Pero derrepente me sentí algo extraña. En todo ese día no había dejado de pensar en los Beatles; en especial en Paul y Ringo. Me pregunté qué se sentiría andar con alguno de ellos y empecé a imaginar miles de historias en mi cabeza. Por alguna razón sentía que los había conocido mucho antes, y no sólo por tv, pero no recordaba en donde los había visto ni nada. De repente se empezó a hacer tarde así que me fui a dormir.
Al otro día me desperté con el sonido de mi celular. Me fijé y era Ana la que estaba llamando
-Bueno?? contesté algo adormilada todavía
-MARIANA! -me gritó Ana al teléfono
-Qué pasa?? Por qué tanto grito? - le contesté
-Tengo buenas noticias!
- Qué??
-Me enteré que va a haber un concurso y cuál crees que es el premio?
-Cuál? :S - le dije algo aburrida y con sueño
-Una cena con tu Beatle favorito! O con tus dos Beatles favoritos, depende de cómo sea tu puntuación
-QUÉÉÉÉ!!?? -Le pregunté exaltada. Enseguida sentí como si me hubieran echado un balde de agua fría, y se me quitó el sueño instantaneamente
-.Sí, lo que oíste. Una cena con tu o tus Beatles favoritos. El primer lugar tendrá derecho a cenar con dos. Y el segundo con uno. El tercer lugar también con uno.
-Eso es excelente!!! Y qué se supone que tenemos qué hacer para ganar??
-Simple; sólo es una trivia
-No pues nosotras dos ganaremos!! Así que apuntanos al concurso sí??
-Ya nos apunté, tonta!! Tienes que entrar en esta página..-Dijo Ana, y me dio una página de internet
-Gracias, entraré ahora!! bye
-Sí, adiós
colgué y enseguida entré. Las preguntas estaban de lo más fáciles pero no me emocioné mucho, yaa que miles de chicas iban a hacer esa trivia, y eran muy pocas las posibilidades de ganar. Así que le puse todo el empeño que pude y acabé de contestarlas, y como no había nada más qué hacer; apagué mi laptop y me fui a bañar. Iba a ir por Ana para ir de compras, así que me apuré.
Terminé de arreglarme, me despedí de mis papás, y me fui a la casa de Ana.
DIng Dong!
-Mariana! Hola
-Hola Ana! lista?? ahora te debo un regalo yo!! Vamos a elegirlo. No soy muy buena eligiendo cosas para otros hehe
-Bueno, vamos
Nos subimos a mi mini cooper y fuimos a una plaza que estaba cerca de los estudios Abbey Road. Amábamos pasar por ahí y vimos que había una multitud y obviamente era por los Beatles. Nos quedamos un pequeño rato ahí viéndoles, pero no conseguimos verlos de cerca porque las fans no nos dejaban. Aunque ellos nos veían insistentemente, y lo noté porque George se le quedó viendo a Anna con cara de sorprendido. Paul y Ringo me miraban extrañados, pero interesados, mientras que John estaba ligando con una fan. Note que Ana se puso muy nerviosa al igual que George, así que pisé el acelerador y nos fuimos. Llegamos a la plaza y nos encontramos a Camy ahí con mi hermano, y a lo lejos estaba una multitud de chicas
-no inventes, los Beatles otra vez?? -le dije a Ana
Ana estaba en shock
-Ana ! Ana! Ana! ANA!
-Qué? Qué pasa?
- Por qué esa cara??
-Ya viste quién está ahí?
-No, quién es?
-Es Bob Dylan!
-Ve a saludarlo!!
Anna amaba a Bob Dylan, pero no fue a saludarlo. Ella no era de esas chicas que causaban multitudes o se alocaban por una artista hasta que derepente sentimos cómo alguien llegaba por detrás de nosotras, y nos colocaban sus manos en nuestros hombros como si alguien que ya conocíamos hubiera llegado a saludar
-Hola chicas, me preguntaba si no querían tomar un café conmigo y mi amigo...
Volteamos y era Jim Morrison y su amigo era Bob Dylan.
Ana y yo quedamos en shock. No respondimos nada
hasta que Ana reaccionó
-Eh...
-Cómo voy a decir que no a estos galanes!! -dije - Yo siempre había sido muy aventada en todo, así que acepté
fuimos a tomar el café y estuvimos platicando con ellos..
Final del capitulo 5
espero les haya gustado
Continua Ana!!

Capítulo 5


NARRADO POR CAMILA


-Hey, Camila- me llamó una voz dulce y segura.

Me di vuelta para mirar. Eran dos chicas que estaban a una distancia de una cuadra y media y se acercaban a mi. Les vi cara conocida, algo muy raro, ya que no conocía mucha gente de la ciudad.

- ¿Sí? - pregunté.
- ¿No te acuerdas de mí?- me dijo una de ellas.
Y en ese momento recordé.
- ¡Vos sos la hermana de Nico!
- ¿Vos?- dijo su amiga.-Ah, ¿eres de Argentina, verdad?
- Sí, ¿es muy evidente?- y nos reímos las tres.

Mariana me miraba permanentemente, y adiviné en sus ojos que quería preguntarme algo.

-¿Cuánto tiempo hace que sales con mi hermano?
-Emm.... Yo sé que suena raro, pero hace como un día y medio.-respondí tímidamente.
-Ah. Me parece genial, ¿sabes?. El otro día, en el bar, cuando Nico nos presentó, me pareciste muy buena chica. Me alegro de que salgas con él, en serio.- me dijo, para mi sorpresa, con mucha dulzura.
-Bueno, te lo agradezco de corazón. Es lindo saber que a la hermana de tu novio le simpatizás.
-Disculpen, -agregó su compañera- pero todavía nadie me presentó.
-¡Oh! Perdón. - suplicó Mariana- Camila, ella es Anna, mi compinche y mejor amiga de años. Debes de haberla visto en el show. Es la tecladista de la banda.
-Sí, recuerdo haberte visto, Anna. Déjenme decirles que fue estupenda su presentación, ¡son realmente talentosas!- las felicité casi gritando.
- Muchas gracias, Cami.- sonaron ambas al mismo tiempo.
-Anna, -siguió Mariana- ella es Camila, como sabes, la novia de Nico.
Entonces se interrumpió por unos segundos.
-Me gustaría poder decir algo más de ella, pero solo cruzamos tres o cuatro palabras. De hecho, es la primera vez que conversamos.
-Anda, cuentanos algo de tu vida. - me pidió Anna.
-Con gusto lo haría- expliqué- pero como que se me hace tarde. Tengo que volver a mi apartamento para preparar la cena.
-Entiendo. No te robaremos más tiempo - me sonrió.
-¿Te...-dudó Mariana- ¿te molestaría que te acompañemos? Digo, para poder hablar un poco más, si estás de acuerdo.
-¡Me encantaría!- contesté entusiasmada.
-¡Grandioso!


Ahí no más nos encaminamos hacia mi hogar, a unas ocho cuadras, no muy lejos. Me preguntaron muchas cosas; y yo a ellas también. A medida que nos acercabamos a destino, aquellas dos me parecían más que geniales. Eran muy parecidas a mi en cuanto a gustos y ese tipo de cosas. Estaba muy feliz de que el destino nos cruzara.

-Tal vez suene algo apresurado. - comencé- Tengo entradas para The Beatles, no sé si os gusta, pero me gustaría invitarlas; qué mejor oportunidad para seguir conociéndonos.

Las dos chicas se miraron con cierta tristeza.

-mmm... Hoy conseguimos los boletos. Somos muy fanáticas. - me contó Anna.
-Ya veo. Qué pena.- me lamenté- Iba a ir con mis dos hermanas, que solamente viajarían por ese motivo; pero con tanto conflicto en mi país los aeropuertos cerraron. De forma que tengo tickets de sobra.
-¿Qué fila tienes?
- Primera
-¿De veraz? ¡Eso es fabuloso! - se alegró Anna.- Nosotras también, de modo que estaremos muy cerca.

Caminamos sin decir mucho más. Ya estamos cerca.



En un momento Mariana me miró fijamente y me dijo:
- Tú tocas un instrumento, ¿no es cierto?
Me asombré; no por la pregunta, sino por la forma en que la dijo. Me reí.
- ¿A qué se debe tanta seguridad?
-Intuición.
-Pues estás en lo cierto. Toco el bajo, pero no presumo.
-¡Lo sabía!
Anna observaba atentamente. Sonreía pero no decía nada.
- ¿No es lo que estabamos buscando?- le preguntó.
Aquella seguía sin pronunciar palabra. Sólo asintió con la cabeza.
- ¿Puedo invitarla? ¿sí?- insistió Mariana.
Su amiga repitió la acción.
-¡Gracias!- dijo mientras se colgaba del cuello de Anna.
Un abrazo un tanto exagerado; o no. Hasta el momento yo no comprendía nada de lo que hablaban.
-¡Ya!- gritó Anna- ¡Suéltame!

Mariana me agarró de los hombros y me preguntó con firmeza:
- ¿Te gustaría entrar en nuestra banda?





Continuará...

jueves, 28 de julio de 2011

Capítulo 4.


Narrado por Ana.

Por la mañana me fui a abrir la tienda de música. Llegaba nueva mercancía, y los clientes llegaban felices a comprar los discos, después de tan esperados que estaban. Se suponía que Mariana me acompañaría hoy, pero por lo visto no llegaba, así que me las arreglé sola. En la televisión salía que los Beatles ya habían llegado a Londres, después de unos conciertos que tuvieron en Escocia. Faltaban 20 días para el concierto, y Mariana y yo íbamos a ir a comprar los boletos.

Estaba cerrando la tienda, cuando sentí cómo el suelo se movía, tenía miedo de que fuera un temblor, pero luego mi di cuenta que no se trataba de eso, sino de un montón de chicas que venía en dirección mía, al parecer perseguían a cuatro chicos, y esos chicos, eran nada más y nada menos que los Beatles. Quedé en shock cuando los vi, pero no me uniría a las chicas esas. Siempre me habían hartado ese tipo; las encimosas. Yo simplemente les admiraba su música, aunque claro, uno de ellos me gustaba; George. Como veía que se veían algo nerviosos, y que las chicas a la velocidad que venían, me podían arrollar, decidí ayudarles. Les grité a lo lejos que me siguieran. Ellos se miraron extrañados, pero no tenían de otra. Los metí por el callejón, el cual tenía una puerta trasera de metal por el cual podía entrar a la tienda. Introduje la llave en la puerta, giré la chapa, e inmediatamente entraron.

- Por aquí chicas!.-gritaban unas, siguiéndose por todo el callejón-.

Me asomé a la ventana, abrí un poco la cortina y pude ver cómo las fans seguían corriedo.

- De la que se salvaron.-les decía aún viendo a traves de la ventana-.
- De la que nos salvaste.-dijo una voz a mis espaldas, era Paul, que también estaba viendo-.

Me di vuelta, y pude ver a los otros cómo me miraban con ojos entre cerrados, menos George.

- Qué? Piensan que me les voy a aventar?
- Pues...
- Lo hubiera hecho desde antes, e hubiera cerrado la puerta con seguro.-le interrumpí a Ringo-.
- Ok, te creemos.-dijo John-.
- En serio?.-le miró Ringo extrañado-.
- Tiene razón, nos hubiera hecho algo antes.-rió-.

Pude notar cómo George no me quitaba la vista de encima, haciéndome ruborizar. Todos se fueron a echarle un vistazo a los discos, haciendo tiempo para cuando se fueran las fans. Yo me quedé con George, algo nerviosa, ya que era el Beatle que me gustaba.

- Mira, sólo quedan dos de nuestros discos!.-les llamaba Paul a todos-.
- Se me hace raro que no estés sorprendida.-me miraba George-.
- Es que no soy de esas. De hecho me caen mal ellas.-sonreí-. Bueno, la verdad sí lo estoy, pero no parar hacerles algo.
- Cómo te llamas?.-se me acercó-.
- Ana Wesley
- Ana go to him (?.-salió Lennon-.
- Exacto.-reí-.

John se nos acercó, y vio el reloj.

- Bueno, creo que es hora de irnos
- Esperen, voy por algo para que se puedan ir.-me fui a la bodega, y ellos se quedaron ahí. Cuando volví, a cada uno le di un gorro, y bufandas-. No pregunten.-les advertí-.

Se pusieron todo, y luego salieron.

- Muchas gracias por todo-.me agradeció George antes de irse-.
- No hay por qué.

Me dieron la espalda, y se marcharon, mientras yo cerré la puerta y me fui a mi casa.

Al parecer Mariana ya le había contado a su papá del concierto, porque al día siguiente me sorprendió con que ya tenía los boletos primera fila, más backstage.

- Va a ser genial! Veré a Paul, veré a Paul, Ana!-gritaba a media calle-.
- Sísí
- Y tú verás a George! Uno de tus sueños

Al escuchar eso, me quedé paralizada, pues recordé cuando los escondí en mi tienda.

- Ah... sí.-reí nerviosamente-.
- Bueno, ahora vamos a comprar ropa.

A ella le encantaba comprarse ropa, y a mí también. Pero yo con mi propio estilo. Me encantaban las gabardinas, y era lo que más usaba, pero también me gustaban las blusas tira hueso, con pantalones abombados. Cuando terminamos las compras, decidimos ir al cine. A mí me gustaba mucho el cine, más el de arte. El de Mariana era el cine de comedia, así que casi siempre nos peleábamos para ir a ver películas.

Íbamos caminando a mi casa, cuando nos topamos con la chica de la cual me habló Mariana, la novia de su hermano; Camila.

Continuará...